Home » opinión » Yo no soy trapacero

Yo no soy trapacero

Las personas somos racistas, machista y faltonas, por eso el lenguaje lo es.

Sabemos que el diccionario se limita a registrar los usos del lenguaje sin juzgarlos y puesto que es una obra de consulta si busco gitano, debo encontrar la acepción de persona que engaña con mentiras y falsedades, porque así lo usamos buena parte de los nativos.

Como reflejo de la cultura, más que eliminar estos usos del diccionario deberíamos concienciar de que son ofensivos e injustos. Pero lo cierto es que igual que los hablantes influimos en el lenguaje, el lenguaje influye sobre los hablantes.

Por esto y porque el diccionario no es una obra ni exhaustiva ni excluyente parece razonable pensar que la RAE podría tomar la inciativa en la creación de una sociedad mejor y eliminar acepciones humillantes. Hay quien solo pide que se eliminen las que están en desuso.

Aunque bien pensado, el diccionario hace visibles estas actitudes injustas y discriminatorias. Eliminarlas sería como mirar para otro lado.

Cuando odiamos a alguien odiamos en su imagen algo que está dentro de nosotros (Hermann Hesse).


Si dices consciencia ¿también dices conscienciar? Si existe conciencia ¿debería existir conciente? Descubre lo que vale y lo que no vale aquí.


Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir a Facebook Ir a Google+ Ir a Twitter

Infórmate por email: