Home » Curiosidades » Cerrojo y mondarina

Cerrojo y mondarina

El origen de la palabra cerrojo es curiosísimo.

La almóndiga y el vagamundoSe encuentra en el latín, veruculum, que significa barra pequeña. Esta forma resultó en verrojo (en el DRAE) pero al usarse para cerrar, los hablantes prefirieron cerrojo. Más descriptivo pero de etimología falsa.

Este divertido fenómeno que asocia las palabras a otras de distinto origen se llama etimología popular y es al que debemos muchos otros términos: mondarinas que se mondan bien o  andalias para andar.

Pensemos que el español no siempre ha sido como es ahora sino que se ha ido haciendo. Y que en el proceso han intervenido multitud de factores, incluso lo que en su día fueron incorrecciones. Esta evolución no ha terminado, así que ¡cuidado! porque puede llegar el día en el que debas decir esparatrapo. Aunque no te guste.

¿Se te ocurre alguna palabra como estas? Déjala en los comentarios. ¡Gracias!


Artículo relacionado: La almóndiga y el vagamundo.

¿Sabías que se puede decir la gente es o la gente son? Pero ¡cuidado! No son intercambiables.


4 comentarios

  1. Cuerdas bocales (vocales) porque están en la boca, destornillarse de la risa, los cortacircuitos…¡Hay de tó!

  2. Fanny dice:

    ¡Me ha encantado esta entrada! Se me ocurre alguna: Caramal (calamar), caravela (a la calavera), redonda (rotonda)…

    • Felipe dice:

      Las rotondas se deberian llamar redondas desde ya!

    • Mis queridos Fanny y Felipe:

      Investigando si la RAE tiene pensado incluir alguna de nuestras propuestas en su diccionario he descubierto, para mi sorpresa, que prefieren incluir referí (árbitro) del inglés.

      Solo espero que para cuando incluyan redonda, no tengan la poca vergüenza de ponerle la etiqueta de “desusada”.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir a Facebook Ir a Google+ Ir a Twitter

Infórmate por email: